“Debajo del agua soy yo mismo.

Vuelvo a ser un niño, me permito jugar como no lo hago fuera del agua.

Esta libertad autoconcedida se puede ver en playas y piscinas no importa la edad, el peso, el sexo o la apariencia para poder mostrarnos ante los demás y ante nosotros mismos, tal como somos.

Escojo los temas de una manera autorreferencial: parto de una idea o de una experiencia propia para conectarla a un concepto más general. Paseo por caminos mil veces explorados: los sentimientos, los miedos, las pérdidas y nostalgias… A veces me detengo, cuento una historia y simplemente observo qué pasa. Otras veces, con algunos temas como los relacionados con la protección de los animales, doy una opinión directa, buscando una concienciación. En todos los casos intento encontrar una visión lúcida y por momentos compasiva.

En mi obra busco la unión entre lo espiritual, lo formal y lo simbólico a través del trabajo manual de taller. Ser una especie de ventana por la que asomarse a ver el espectáculo de la vida. Pero, sinceramente y por sobre todas las cosas, seguir disfrutando mientras trabajo, de esa sensación de tranquilidad en donde lo que pase afuera no tenga, por lo menos por un momento, mayor importancia.”

NATALIA  FÜRST

Nació en Mendoza, Argentina, Natalia Fürst vive y trabaja en Barcelona.

“A los 18 años decidí estudiar artes plásticas en la Universidad Nacional de Cuyo porque nada me producía tanto placer y calma como trabajar con mis manos mientras el tiempo se estiraba o se encogía sin ningún control. Rápidamente se convirtió en una necesidad vital el intentar atrapar esos momentos en donde las ideas aparecían y empezaban a tomar forma para luego transmitirlas lo más directamente posible.”